Tratamientos

Hilos Tensores (Lifting sin cirujía)

administrador_depilasser Medicina Estética Facial, Tratamientos

La aplicación de tratamientos con hilos tensores sirve para el rejuvenecimiento y para tratar la flacidez del rostro. Es una técnica no intrusiva, para la cual no se necesita cirugía, y es indolora.

Tratamiento

Consiste en la colocación de unos hilos intradérmicos 100% biocompatibles y totalmente absorbibles que producen una elevación de la mitad inferior de la cara recolocando el pómulo en su posición original y tensando y reafirmando el óvalo facial. Los hilos tensores se insertan bajo la dermis con la ayuda de una aguja muy fina. Como no se necesitan incisiones, no se originan cicatrices.

 

 

 

Principales aplicaciones

Los hilos tensores pueden aplicarse en diversas partes del cuerpo, aunque su uso más frecuente es en el rostro. Con este método se puede lograr:

  • Mejorar las arrugas del contorno de los ojos.
  • Elevar las cejas.
  • Reafirmar el contorno facial.
  • Eliminar las arrugas de la frente.
  • Reafirmar el cuello.

 

 

Resultados y sesiones

Resultados visibles desde el momento de colocación de los hilos. Rostro más rejuvenecido gracias a que los hilos tensan la piel flácida, recuperando la armonía en el rostro.

Los Hilos Tensores gracias a los grandes avances de la Medicina y Cirugía Estética nos permiten obtener resultados cada vez más naturales con técnicas menos invasivas, con pequeñas intervenciones y con grandes resultados que permiten al paciente continuar con sus actividades habituales sociales y laborales.

El precio puede variar según el número de hilos tensores que necesite cada persona para realizar un tratamiento correcto y lograr buenos resultados. El tratamiento encarecerá para quienes necesiten una mayor cantidad de hilos a insertar. Para zonas concretar de la cara, la cantidad necesario oscila normalmente entre los seis y los quince hilos.

Post-tratamiento

Los hilos tensores más usados actualmente tienen resultados temporales. Están hechos de polidioxanona y son reabsorbidos aproximadamente seis meses después de su colocación, pero sus efectos pueden llegar a durar hasta entre un año y dos años. Pasado ese tiempo, se pueden volver a aplicar más sesiones.

La zona tratada puede inflamarse, sobre todo si se trata de la cara. También pueden sentirse molestias los primeros días, pero suelen desaparecer en la primera semana.

compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *