Tratamientos

PRP (Plasma rico en Plaquetas)

administrador_depilasser Medicina Estética Facial, Tratamientos

El plasma rico en plaquetas es una efectiva herramienta de anti envejecimiento utilizada en la medicina y cirugía estética, como eficaz reparador de marcas, cicatrices, estrías y flacidez.

¿Qué es el PRP?

Son las plaquetas de nuestra sangre que no sólo se encargan de los procesos de coagulación, sino también de los de regeneración celular, ya que liberan un gran número de proteínas que contienen factores de crecimiento. Aprovechamos  los factores de crecimiento presentes en nuestra sangre y más específicamente en las células plaquetarias.  Estos factores son capaces de estimular una reacción bioquímica en nuestro cuerpo que produce una regeneración  natural de los tejidos tratados. Las plaquetas son las encargadas de reparar y regenerar los tejidos dañados por ejemplo en  el caso de una herida.

Se obtiene a partir de la propia sangre del paciente, mediante un proceso que incluye el centrifugado de una muestra de sangre, donde se separan los glóbulos rojos de las plaquetas de la cual se obtiene el plasma rico en plaquetas.

Produce importantes beneficios sobre la piel envejecida, restaura la vitalidad cutánea, aumenta su grosor y recupera la consistencia elástica.

La ventaja del uso del Plasma Rico en Plaquetas, también conocido como PRP, es la de utilizar una sustancia biológica fabricada por nuestro organismo, libre de químicos y exenta de cualquier tipo de riesgo.

Se aplica mediante micro-inyecciones directamente sobre  toda la piel del rostro, incluida la zona alrededor de la boca y peri-ocular.

Resultados:

Se obtienen resultados visibles unos días después de la sesión estimulando la formación de colágeno, ácido hialurónico y otros componentes que favorecerán de forma natural el rejuvenecimiento de la parte tratada, se logra una mayor luminosidad y se mejora la coloración, lográndose un importante incremento en la tersura de la piel. Conseguimos un efecto anti-envejecimiento general del rostro.

El plasma, en la práctica, actúa dentro de los tejidos con su natural acción reparadora y estimulante.

Para conseguir adelantarnos a los signos del envejecimiento nuestra recomendación para empezar con el tratamiento es a partir de los 25 años, teniendo en cuenta el estilo de vida y costumbres de cada paciente.

compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *