Cavitación

La cavitación es una técnica destinada a la eliminación de la grasa localizada que difícilmente responde a dietas y ejercicio físico.

compartir:
Es una forma de remodelar la silueta sin necesidad de pasar por el quirófano

La cavitación es una técnica destinada a la eliminación de la grasa localizada que difícilmente responde a dietas y ejercicio físico.

¿En que consiste?

La cavitación es un tratamiento médico utilizado en estética para eliminar la grasa en zonas localizadas y celulitis. Se aplica a través de ultrasonidos mediante un rodillo  en dichas zonas, de esta manera logramos que la grasa que se encuentra en determinadas zonas de nuestro cuerpo, se transforme a un estado líquido, y así se elimine de nuestro cuerpo a través de las vías urinarias.

¿Qué zonas del cuerpo se pueden tratar con la cavitación?

Como ya hemos indicado, la cavitación trata la grasa localizada en determinadas zonas, por lo que se centra en tratar las partes del cuerpo en las que más se acumulan las células grasas:

  • Abdomen
  • Caderas
  • Glúteos
  • Cara interna de los muslos
  • Cara externa de los muslos
  • Rodillas

 

Se trata de un tratamiento corporal bastante completo que permite eliminar la grasa localizada y reducir el volumen de diferentes zonas. De esta forma se puede adaptar a diferentes casos, desde aquellas personas que solo quieren tratar una zona hasta otras que quieren combinar varias para conseguir una pérdida de volumen más generalizada.

Resultados

Los resultados de la cavitación son visibles, según los expertos, a partir de la tercera sesión. Y hay que tener en cuenta que la cavitación siempre se acompaña de otras terapias, como pueden ser la presoterapia, para drenar toda la zona de grasa diluida, la radiofrecuencia para drenar y reafirmar.

Radiofrecuencia

Presoterapia

En cuanto a si la grasa vuelve o no… En realidad la grasa eliminada no vuelve, pero… ¡Es como todo! Si no hacemos un seguimiento se producirán nuevas células grasas que crecerán y, por lo tanto, volveremos a tener la piel como cuando empezamos el tratamiento. Para tratar estos problemas y conseguir su total eliminación, por supuesto, también es necesario combinarlo con hábitos saludables: dieta sana y ejercicio, principalmente.

¿Para quién está indicada la cavitación?

La edad para empezar con el tratamiento dependerá de la constitución y la necesidad de cada persona, no siendo recomendable en menores de 13 años al ser una temprana edad.

 

Hay que tener en cuenta que la cavitación sirve para tratar solo determinadas zonas conflictivas localizadas, ya que no es efectiva en personas que quieran disminuir de peso en general o que tengan obesidad. Para poder seguir cualquier tratamiento con cavitación se aconseja siempre, en casos de exceso de peso, adelgazar primero. Después, en estos casos, la cavitación puede ser aplicada en zonas en las que haya acumulaciones de grasa difícil de eliminar por los métodos convencionales, como las llamadas cartucheras o los michelines en el abdomen.

Recomendaciones 

La cavitación no conlleva grandes cuidados previos, aunque sí se recomienda:

  • Cuidar tu alimentación durante el tiempo que dura el tratamiento para que sea más efectivo y los resultados sean mejores. No se trata de hacer dieta estricta, sino de comer de forma saludable (verduras, frutas, legumbres, pescado, carne…).
  • Para la cavitación se recomienda sobre todo beber mucha agua tanto el día anterior como el posterior, porque es el medio por el que vamos a eliminar la grasa en estado líquido.
  • Posteriormente, se puede aplicar mediante masaje una crema drenante o un gel anticelulítico, para favorecer la eliminación de grasas.
  • La recomendación general es dejar un mínimo de 72 horas entre las sesiones de cavitación.
  • Seguir en todo momento las recomendaciones de los profesionales del centro estético al que acudas.

La cavitación no es un método para adelgazar, sino más bien para modelar el cuerpo al conseguir rebajar el grosor de la grasa y reducir contornos.

compartir: